Con más de 13.000 inscritos, finalizó esta décimo quinta edición de Motauros, un éxito al que también contribuía la cancelación de Pingüinos, sin apenas incidentes negativos que destacar, finalizaba un fin de semana frío de motos, con el plato fuerte del concierto de Loquillo la noche del sábado al domingo, la fiesta y el desfile de antorchas.

 

Un buen fin de semana para Tordesillas que duplicaba el número de habitantes en esta fiesta motera. La organización, adelantaba la mañana del domingo, la despedida y entrega de galardones por las duras previsiones que los medios venían anunciando, con el fin de adelantar así, el regreso a casa de los participantes.

 

Motauros 2015 en su 15 edición ha resultado un éxito, convirtiéndose en una de las invernales más importantes de España, con la consiguiente  satisfacción de sus organizadores que ya piensan en el 2016.