De su Web: www.moterossinprisa.com

09/05/2015 - RUTA A LA VERA - 10 años de MSP

Puntuales como nunca a la hora prevista 9:15 y después de los respetuosos saludos, besos y abrazos, con los nervios a flor de piel y con ganas de empezar la ruta, a las 9:25 (increíble pero cierto) salimos por Chamberí hacia la carretera de Alba. El amigo José Riesco con su equipo movistar allí estuvo para saludar a los amigos de correrías moteras.

Hacen los honores de pájaro guía Pepe revi y de pájaro escoba Javier con su flamante bmw 1200r. Sin prisa van las máquinas de todos los colores y motores camino de La Vera, agrupados, guardando las distancias y al ritmo de la pequeña gran varadero. Pasando Piedrahita y oliendo las curvas de la N110 a Barco, las grandes se disparan para curvear por una espléndida carretera.

Llegamos a Barco de Avila y en el Pineda nos tomamos el café con una hermosa tapa de tortilla. Las motos aparcadas cada una a su manera y los moteros ocupando la terraza y saboreando el almuerzo. Aquí se despiden Antonio y su hija, que vuelven a casa a cuidar de Teresa.

Retomando la ruta dejamos atrás el Barco con dirección al puerto de Tornavacas y bajada por el valle del Jerte pasando Cabezuela y Navaconcejo, donde ya se hace notar el ajetreo de la cereza, hasta el cruce de subida al Piornal. Preciosos paisajes con los cerezos cargados de fruto, que según comenta la gente del lugar será una buena cosecha.

Pasado el Piornal cogemos la CV-561 a La Garganta, carretera infernal con el asfalto desgarrado y multitud de baches, no recomendable hasta que se arregle, pero los paisajes sí que merecen la pena. Continuamos hacia el Monasterio de Yuste y el cementerio alemán, donde hicimos una parada para ver este recogido lugar donde descansa Paul Newman.

Va llegando la hora de comer y a toda mecha nos vamos al Lago de Jaráiz. Tres despistaos con ganas de curvear tomaron el sentido inverso y llegaron hasta Aldenueva, donde se percataron del error y volvieron sobre sus pasos para llegar al Lago a las 14:15, pero no sin antes cargar con la bronca del jefe, pendiente de los rezagados.

Unas cervezas para paliar el calor que empezaba a apretar, piernas blancas que se dejan ver tras unos pantalones cortos, tirando de correa para despojarse de lo que podía y nos sentamos a comer una estupenda paella con codillo o entrecot. El sitio es muy acogedor y cómodo para charlar entre viejos moteros y contar historias, que las hay a montones y muy interesantes, sobre todo de los abuelos. A éstos hay que darles más cuartelillo antes de que se acartonen y olviden esas fantásticas experiencias del mundo del más allá de la comarca.

Después de comer, la tertulia y las palabras de agradecimiento a los asistentes,  unos buscan un rincón para hacer siesting, otros urgan el río para hacer piesaguating, otros en la terraza continúan con sus correrías, y los que pueden se hacen un paseo por el lugar. Descansados los cuerpos y las mentes, se decide iniciar la marcha de vuelta a casa, bien por la autovía para los que tienen que fichar pronto, bien ruteando por la montaña camino del valle del Jerte.

Supongo que los que marcharon por la autovía llegarían pronto a casa y bien, porque los que continuamos por el camino más largo, disfrutamos de una estupenda carretera EX213, que sale de la ermita de la Virgen Blanca, poco antes de Tejeda, que pasa por Arroyomolinos, Barrado, Cabrero, Valdastillas y empalmar con la N-110 que sube a Tornavacas. Muy buen asfalto, el trazado y los paisajes del valle. Recomendable este recorrido.

Pasando por Cabezuela una enorme cereza imaginaria y de buen mordisco nos llama la atención, y no sé si serían picotas, pero picamos un par de cajas de las primeras cerezas de la temporada, a las que, como decía un entendido, aún les faltan unos días de sol.

Hacemos una parada en Jerte para refrescarnos aparcando en una terraza a la sombra de una parra. Las motos llaman la atención de Antonio, un niño muy simpático que enseguida se sentó con la cuadrilla y se hizo amigo de Luis “pelo plata”, tanto que lo quería empaquetar en sus alforjas. Pasamos un rato relajado y ameno con el chaval, y seguro que él también disfrutó de nuestra compañía.

Seguimos el camino de vuelta subiendo hacia Tornavacas, Puerto Castilla, Barco de Avila, Piedrahita y parada necesaria en Horcajo, para estirar las piernas y desentumecer los maltrechos culos. Tranquilamente y sin ninguna prisa nos tomamos unos refrescos y filosofando un poco, casi solucionamos la vida en un mundo feliz.

Al paso de la pequeña gran varadero llegamos a Salamanca sobre las 21:30, y cada mochuelo a su olivo, dando por concluida esta ruta clásica y especial  en el décimo aniversario de Moteros Sin Prisa.

Ha sido un placer rodar estos 370 km con 14 motos: 3 bmw,  3 deauvilles,  vfr, shadow, varadero,  pan,  tmax,  forza,  kimco,  facer; y 17 moteros: Santiago, Luis “pelo plata”, Jose “jbpositivo”, Carlos, Gonzalo y Auxi, Luis “el músico de perilla rato”, Tomás y María, Antonio Harley, Javier, Pepe revi, José Carlos “motógrafo”, Jesús,  Luis, Antonio y su hija.

Gracias pequeña gran varadero por dejarnos disfrutar de la vida a ritmo de primavera.

Luis de Congorra

 
 

 

 

 

 

 

José Carlos el motógrafo, siempre aportando, incluye su vídeo de Estudios Me Da Igual

 
 
fuente: www.moterosinprisa.com y http://josecarlosiglesias.blogspot.com.es/

Otras noticias relacionadas en esta Web.