La ropa también es algo que debemos cuidar durante nuestra conducción nocturna. Normalmente la ropa especial para la conducción en moto ya suele llevar bandas reflectantes que harán que seas más visible al resto de conductores en carretera. Pero si no tienes ropa especial para ir en moto, también puedes conducir con un chaleco reflectante por encima de tu ropa. Es mucho mejor llamar la atención que no te vean y acabes teniendo un siniestro.

Procura que la luz del cuadro de instrumentos no te moleste mucho durante la conducción nocturna. Si la intensidad de ésta se puede regular, adáptala de tal manera que no te moleste nunca a la hora de ver bien la carretera.

Fíjate muy bien en las marcas viales. Debes fijarte en la señalización de la carretera, tanto la vertical como la horizontal. Además de esto, recuerda siempre que no es bueno mirar a las luces del resto de conductores ya que puede ser que te deslumbren. En caso de que te deslumbre alguna luz de otro coche, lo mejor que puedes hacer es fijar un punto en la carretera con la mirada o disminuir la velocidad y si hace falta, frenar.

Por último, debes efectuar paradas con más frecuencia que durante el día ya que la conducción nocturna puede resultar más agotadora aún que la diurna.